Publicar en MySpace

Ovejas y Cabras:
No hay nada NATURAL detrás
del pastoreo

En España, para satisfacer los 5,4kgs de carne de ovejas y cabras que se comen de media por persona y año mueren en los mataderos 19, 3 millones de corderos y 1, 8 millones de cabras (1).

En España, para satisfacer los 5,4 Kgs de carne de ovejas y cabras que se comen de media por persona y año mueren en los mataderos 19, 3 millones de corderos y 1, 8 millones de cabras (1). En la Unión Europea la cifra asciende hasta los 64,5 millones de ovejas y 7,5 millones de cabras (2).

Los corderos consumidos son los llamados “lechal” y “pascual”, bebés de ovejas de 3 y 4 meses de edad respectivamente. Estos corderos bebé están aún en periodo de lactancia. La leche producida por las ovejas que no llegará a alimentar a los corderos será destinada a consumo humano.

En España se producen anualmente 377.000 toneladas de leche de oveja y 363.000 de cabra (3). Las ovejas y cabras que dejen de ser suficientemente productivas serán enviadas al matadero.
La vida de todos estos animales se basa en la producción de beneficios económicos para sus propietarios. La figura del pastor caminando con su rebaño por el campo es sólo una parte más del proceso de la explotación de las ovejas y cabras.

En España existen 133.000 granjas de explotación de ovejas y corderos y 78.000 de cabras. Estas explotaciones se dividen en granjas de “cebo”, granjas reproductoras para producción de carne o leche y granjas mixtas (4). El 85% de estos lugares están destinados a la producción de carne (5). Estos negocios funcionan bajo la máxima de generar beneficios.

Ovejas y corderos en granjas

La Industria Cárnica de ovejas y corderos se divide, según informe oficial en:

  • Sistema intensivo:
    Es por definición aquel en el cual los animales permanecen en todo momento dentro del recinto de la explotación, sin salir al exterior a pastorear.
  • Sistema extensivo:
    Los animales viven prácticamente durante todo el año en el exterior, alimentándose con lo que recogen en pastoreo. Tiene la gran ventaja económica de que tanto en el apartado de infraestructuras, como en el de la alimentación, el coste se minimiza enormemente.
  • Sistema semiextensivo:
    Es una combinación de ambos. Es el más empleado en la actualidad, ya que permite compaginar mejor el trabajo en la paridera con otras labores y la alimentación de los animales. Al igual que en el caso del sistema intensivo, es muy necesario que las
    instalaciones permitan acoger a los animales, sobre todo para prever la temporada en que existe más masificación, como en el momento de la parición” (6).

Independientemente del sistema en el que vivan ovejas y corderos, cuando su producción baja, han de ser eliminados. Así, se recomienda: “elegir los criterios de eliminación y la prioridad de cada uno de ellos. Ejemplos:

  • 1º las ovejas más improductivas
  • 2º las ovejas de más de 8 años
  • 3º las ovejas con problemas en la ubre o que no producen leche suficiente, etc” (7).

Los corderos son separados de sus madres a los pocos días de nacer, con el trauma que conlleva para ambos. La Industria solicita a los granjeros: “se recomienda el destete brusco: (los corderos) se separan definitivamente de las madres, reduciendo drásticamente el nivel de alimentación y agua. Se recomienda alojar los corderos después del destete en una zona separada de las madres para evitar estrés. En el caso de que se haya utilizado pienso medicamentoso, respetar estrictamente el periodo de supresión previo al sacrificio” (8).

La explotación de las cabras: los hechos

Las cabras, al igual que el resto de animales explotados en las granjas, viven bajo la máxima de generar beneficios. Toda la vida de las cabras está estudiada y planeada para que aportan el mayor beneficio en el menor tiempo posible. Como las ovejas y los corderos, cuando su producción ya no genere suficientes beneficios serán enviadas al matadero.

La producción de carne fundamentalmente, se obtiene de la venta de cabritos (bebés lactantes de las cabras) y chivos (crías de las cabras una vez que dejan de mamar).

Existen tres sistemas de producción, como se recoge en este informe de la propia industria:

  • Sistemas extensivos:
    Son sistemas tradicionales cuyo principal producto es el cabrito para el sacrificio. El tamaño del rebaño suele ser menor al de la media de la zona y la alimentación es obtenida del pastoreo.
  • Sistemas semi extensivos:
    En estos sistemas se realiza un ordeño diario a las cabras lo que obliga a un mayor control del rebaño (...). El cabrito supone un complemento económico a la explotación.
  • Sistemas intensivos:
    En estos sistemas, las cabras se encuentran estabuladas con orientación exclusiva a la producción de leche donde los cabritos suelen ser vendidos con pocos días o criados en lactancia artificial y suponen unos ingresos por venta del 5 al 15 por 100 del total de ingresos de la explotación” (9). En los establos las cabras disponen de 1,5 metros cuadrados cada una (10).

El pastoreo es un negocio y las cabras una mercancía

Algunas personas continúan pensando que entre pastor y rebaño se establecen ciertos lazos afectivos. Sea esto cierto o no, los hechos son claros. Independientemente de que las cabras estén en granjas de tipo intensivo o extensivo, el único objetivo de la cría de cabras es que la producción obtenga el máximo precio en el mercado.

Así se puede comprobar en el siguiente extracto de un informe de la industria cárnica refiriéndose al trato adecuado a dar a los cabritos: “especial importancia tiene también el correcto manejo del cabrito, dada la importancia que está adquiriendo su carne en el mercado, por lo que es vital que los cuidados durante la gestación, en el parto, en la alimentación con el calostro (primera leche que da la madre tras parir) y posteriormente la lactación, así como el destete se realicen de forma correcta” (11).

Si se recomienda un “buen trato” a cabras y cabritos, es exclusivamente para que el producto final (en este caso la leche) tenga la calidad necesaria, en ningún caso por respeto hacia los animales: “ no se deben realizar tratamientos a los animales que puedan tener alguna influencia desfavorable sobre la leche” (12).

FUENTES:

1: "EL SECTOR DE LA CARNE DE CERDO EN CIFRAS PRINCIPALES INDICADORES ECONÓMICOS EN 2005” . ABRIL DE 2006. SUBD. GRAL. PORCINO, AVICULTURA Y OTRAS PRODUCCIONES GANADERAS. Ministerio de Agricultura, Pesca y Alimentación (MAPA). Documento PDF.

2, 3: “GUÍA DE MEJORES TÉCNICAS DISPONIBLES DEL SECTOR PORCINO”. MAPA. 2006. Documento PDF.

4: ídem 1

5, 6, 7: ídem 2, 3