Publicar en MySpace

La GRANJA es una factoría
de animales que acaban
en el MATADERO

La granja es una factoría de productos animales, no una acogedora residencia donde los animales disfrutan y se alimentan. La llamada a la rebelión es clara: la granja es un infierno para los animales..

Las granjas son factorías de productos animales, no unas residencias acogedoras donde los animales disfrutan y se alimentan. La realidad es clara: la granja es un infierno para los animales.

Antes de acabar en bandejas en los supermercados, los animales terrestres vivieron en granjas. La siguiente estación para ellos es el matadero. El viaje de la granja al matadero se realiza cuando se considera que valen más muertos que vivos. La granja es una factoría de productos animales, no una acogedora residencia donde los animales disfrutan y se alimentan. La realidad es clara: la granja es un infierno para los animales.

Entre 800 y 850 millones de animales mueren cada año en los mataderos españoles (1). A nivel mundial la cifra asciende hasta unos 60.000 millones (2). La gran mayoría de ellos vivieron en granjas antes de morir.

La típica imagen publicitaria de una granja con animales felices es sencillamente falsa. Las granjas funcionan como cualquier otra factoría: a mayor producción, mayor beneficio. Esto supone para los animales una vida llena de sufrimiento y un transporte al matadero en condiciones de hacinamiento extremo. Una vez en el matadero sufrirán una muerte horrible. Los métodos del matadero están pensados para poder matar al mayor número de animales en el menor tiempo posible.

La mayor granja es el mar: los peces también llaman a la rebelión

Los océanos y ríos son la mayor granja: una factoría y un matadero de animales marinos de todo tipo. Redes, arpones y otros artilugios de muerte acaban con la vida de tantos peces, mamíferos marinos, etc., que el recuento de víctimas se hace por toneladas.

Así, en 2004 la flota española capturó 854.000 toneladas de animales marinos (3). A nivel mundial la cifra asciende hasta 156.000 millones de toneladas (4). Tras estas cifras se esconde un número de vidas tan alto que es difícil imaginar. Las estimaciones apuntan a entre uno y tres billlones de peces muertos cada año por la pesca,(5) a los que se añaden los demás animales marinos (como los pulpos, cangrejos, y muchos otros moluscos, crustáceos y otros animales). Los océanos y ríos son la mayor factoría. Un matadero global.

Piscifactorías: la granja de los ríos y océanos

La piscifactoría es un tipo de granja que se ubica en el mar o en los ríos. En estos lugares los peces son producidos con la única intención de ser consumidos. Es el equivalente marino a la granja tradicional: una factoría de peces.

En ellas los peces son alimentados para que engorden hasta su peso sea el adecuado para matarlos. Se sigue el mismo patrón que en la granja de tierra. Existen dos tipos de granja de peces: las continentales y las marítimas.

En España, en este tipo de factoría de peces se procesan entre 250.000 y 300.000 toneladas cada año (6). A nivel mundial, la cifra se eleva hasta 60 millones de toneladas (7).

La granja es la antesala de la muerte para los animales

Los animales de la granja llaman a la rebelión. Porque en la granja viven hasta que valen más muertos que vivos. Porque todos acabarán en el matadero, cuando lo que quieren es disfrutar y no sufrir, como cualquiera de nosotros. Porque la factoría de carne, huevos y leche que es la granja los fuerza a llevar una vida miserable.

En la granja, los animales son tratados como piezas producidas en una cadena de montaje: el producto final se puede encontrar en la carnicería, la pescadería o el supermercado.

No hay granja en la que los animales no acaben en el matadero. Ninguna granja tiene a los animales para ofrecerles un hogar. Para la industria de la alimentación, los animales de la granja no son más que carne, huevos o leche, que aún no han completado su proceso. Un proceso que acabará convirtiendo al animal en un producto de alimentación.

Los animales necesitan nuestra ayuda. La muerte y el sufrimiento que experimentan en la granja y el matadero se debe a un prejuicio conocido como especismo. Sus intereses no son tenidos en cuenta por el hecho de que pertenecen a una especie diferente a la nuestra. Corresponde a cada uno de nosotros que abandonemos ese prejuicio, y vivamos de una manera que tenga en cuenta las necesidades de los animales. En Igualdad Animal te invitamos a ser parte de ese cambio.

FUENTES:

1 Ministerio de Agricultura Pesca y Alimentación (MAPA)

2 Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la  Alimentación (FAO). Datos de 2002.

3 Eurostat.

4 Fisheries Global Information System (FIGIS). Datos de 2004.

5 MAPA.

6 FIGIS. Datos de 2004